Nuestra organización

Nos fundamos en 1997. Lugareños y conservacionistas nos unimos por la gran preocupación que compartíamos al observar cómo progresaba de forma imparable la destrucción del bosque que nos rodeaba. El auge de la producción de soja, que empezó en los años 70, así como el desmonte para pastoreo de ganado provocaron que el Bosque Atlántico se reduzca a menos del 7 % de su superficie original.

Nuestra Misión

Consolidar San Rafael como área silvestre protegida, garantizando el desarrollo sostenible y la conservación de su patrimonio natural y cultural.

Nuestro núcleo geográfico de trabajo está situado en la reserva de San Rafael, que abarca una superficie de aproximadamente 73.000 hectáreas (730 km²) (Obtenga más información sobre la reserva en San Rafael). Nuestro trabajo se concentra en la vigilancia del bosque, la compra de tierras boscosas y el fortalecimiento y capacitación de alternativas sustentables de utilización de los recursos en la región.

  • Vigilancia
    La protección del área es una de las medidas más importantes, y se realiza por un cuerpo de guardabosques de Pro Cosara que trabaja en conjunto con guardaparques de la SEAM y de la ONG Guyra Paraguay y Promotores Ambientales.

    En sus patrullas diarias, el equipo de monitoreo buscan detectar desmontes, robo de árboles y maderas, cazas furtivas y otras explotaciones del bosque no permitidas. Nuestros guardabosques están entrenados en la lucha contra incendios forestales para poder intervenir en siniestros en la reserva y sus alrededores. Además, organizamos cursos regulares de cuerpo de bomberos para los habitantes de la zona.
    Desde el año 2005 y gracias al FMN (Fondo Mundial para la Naturaleza/WWF), disponemos de un aeroplano ultraliviano para poder realizar vuelos de vigilancia. Esto mejoró notáblemente la situación: ahora se pueden reconocer incendios forestales, desmontes y depósitos ilegales de madera de forma más rápida y eficiente.
    (ver también: Novedades Julio 2009 / Diciembre 2009)
  • Compra de tierras y forestación
    A pesar de ser un área de reserva para "Parque Nacional", San Rafael está dividida entre más de 60 propietarios privados, por lo que sigue siendo un Parque "en papel". La compra de tierras boscosas dentro de la reserva es importante, ya que así como antes una gran parte de las superficies es propiedad privada y algunos propietarios, a pesar de la prohibición oficial, están interesados en el aprovechamiento agrícola-ganadero y forestal de sus tierras. Pro Casara se ocupa de la compra de estas superficies para poder garantizar la mayor protección posible del bosque.
    En cooperación con el FMN están en marcha proyectos de forestación en superficies externas a la reserva.
    (ver también: Novedades Octubre 2008 / Julio 2009 / Diciembre 2009)
  • Fomento del aprovechamiento sustentable de la tierra
    Intentamos desarrollar alternativas al cultivo convencional de soja para los pequeños agricultores de la zona. De esta forma, están en marcha proyectos para el fomento del cultivo biológico, así como también para el apoyo de la comercialización de productos alternativos.
    (ver también: Novedades Diciembre 2009)
  • Educación para el medio ambiente y difusión pública
    Otra de nuestras tareas primordiales es la educación para el medio ambiente en escuelas, comunidades vecinas y poblaciones de pequeños agricultores para promover la conciencia por el bosque. Con nuestro trabajo de difusión pública tratamos de lograr el reconocimiento y la aceptación de la importancia de la reserva entre la población y las autoridades estatales.
    (ver también: Novedades Junio 2007 / Julio 2009 / Diciembre 2009)

Colaboradores y patrocinadores

Para lograr la protección de San Rafael, Pro Cosara se ha aliado con otras cuatro organizaciones no gubernamentales: con Guyra Paraguay, NATURAL Land Trust, Enlace y el Instituto para Derecho y Economía del Medio Ambiente IDEA. Para su trabajo, Pro Cosara recibe apoyo financiero, entre otros, del Banco Mundial, del FMN, de BirdLife International, de WWF, FMAM-PNUD, del Fondo de Conservación de Bosques Tropicales, de las Gobernaciones de Itapúa y Caazapá, de las embajadas en Paraguay de Suiza y Alemania y de personas privadas, entre otras, de Alemania, Estados Unidos y Suiza.